Seguros de ciberseguridad y ciberriesgo: por qué es importante que contrates uno en 2021

La digitalización ha marcado el devenir de nuestras sociedades desde principios del SXXI. Pero esta tendencia creciente que ha transformado industrias, empresas y puestos de trabajo ha alcanzado uno de sus puntos álgidos en la crisis del coronavirus.

Podría decirse que de lo poco positivo que ha traído esta crisis es que nuestras sociedades han avanzado en pocos meses de confinamiento completo y/o parcial, el equivalente a seis años en lo relativo a los procesos de digitalización, tal y como señala Nacho Pinedo, CEO de ISDI, en este artículo para El Confidencial.

Quizá justo por ello el el informe ‘CEO Outlook 2020: COVID-19 de KPMG recoge que un 80% de los CEOs asegura que la transformación de su modelo operativo se ha acelerado a raíz de la pandemia; mientras que un 50% afirma que se sitúa varios meses por delante de lo esperado; y otro 30% considera que actualmente se encuentra varios años por delante de lo que esperaban antes de la pandemia. 

Quizá dos de los hitos más importantes en este tiempo han sido, en primer lugar la acelerada implantación del teletrabajo en las empresas, con la aprobación de nuevos marcos legislativos como la Ley del Trabajo a Distancia o Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia. Y en segundo término, la explosión del comercio online, que tal y como recogía en su último estudio el IAB, asociación de publicidad y márketing digital, ha hecho que España cuente ya con la friolera de 22,5 millones de compradores online, lo que supone un 72% de la población internauta de entre 16 y 70 años.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha tenido que resolver un total de 123.064 ataques contra la seguridad, un 6,77% más que el año anterior. 

Todos estos avances han traído nuevos y serios retos que abordar para nuestras empresas en términos de ciberseguridad. Ya que en paralelo a la evolución digital de los últimos meses, también estamos atendiendo a una evolución en las brechas de seguridad y los ciberataques.  Y es que el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) ha tenido que resolver un total de 123.064 ataques contra la seguridad, un 6,77% más que el año anterior. 

Por ello, no es de extrañar que el 55% de las empresas a nivel global prevea aumentar sus presupuestos en ciberseguridad en 2021 y que el el 96 % de las compañías prevea ajustar sus estrategias de ciberseguridad, según un informe elaborado por la consultora PwC.

Pero junto a la necesidad de protegerse frente a estos ciberataques, tampoco hay que olvidar que las empresas están obligadas a informar sobre las brechas de seguridad y notificar a terceros las violaciones de sus datos, dada la nueva normativa vigente (Reglamento UE 2016/679), con lo que deben adoptar las medidas necesarias para ello.

Llegado a este punto y considerando el volumen de las sanciones si no se garantiza la protección de los datos y la complejidad a la hora de solventar estos problemas, no es extraño pensar que un problema de ciberseguridad puede afectar también a la supervivencia de una empresa. 

Las empresas están obligadas a informar sobre las brechas de seguridad y notificar a terceros las violaciones de sus datos

Por ello, muchas empresas ya han optado por protegerse contratando seguros de ciberriesgo que cubran los daños ocasionados. Actualmente existen seguros con servicios de ciberprotección que ofrecen coberturas para evitar la paralización de la empresa en caso de sufrir de un ataque de este tipo. Estos seguros cumplen la doble función de ayudarte a prevenir ataques informáticos y, en caso de que se produzcan, ayudarte a retomar tu actividad minimizando el impacto en el negocio.

Por lo general los seguro multirriesgo suelen cubrir los daños en instalaciones físicas, pero para cubrir otros daños como los producidos por robo, inundación, subidas de tensión eléctrica… se debe contratar una cobertura adicional de daños a los equipos electrónicos, que no incluye los daños por virus y ataques informáticos.

Por ello, para cubrirse ante los ciberataques las empresas deberán contratar un seguro de ciberriesgo que les indemnice por las pérdidas y ayude a la recuperación de los datos y del negocio cuanto antes.

Entre las coberturas que ofrece un seguro ciberriesgo están cubrir los costes de restauración del sistema de control de acceso al servidor; un servicio técnico (en algunos casos 24/7) para restaurar el servicio y poder acceder al servidor cuanto antes; cubrir los costes de descontaminación del malware; cubrir los costes de recuperación de datos; cubrir los perjuicios económicos causados a terceros por alteración, destrucción, pérdida o robo de información o de datos; o el pago de las sanciones por incumplimiento del RGPD o de la LSSICE.

No obstante, no todos los seguros de ciberseguridad tienen las mismas coberturas, por ello en caso de que quieras contratar un seguro de este tipo, no dudes en ponerte en contacto con Duart-Ferrís desde donde te asesoraremos sobre qué tipo de cobertura se adapta más a tus necesidades.

Foto de Negocios creado por onlyyouqj – www.freepik.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.